portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

ELECTRICIDAD

Al dar las cuatro de la tarde, a cerrar ventanas y coloocar las protecciones de alambre para evitar la entrada de mosquitos. Todos los días, lo mismo y al oscurecer, la luz llega a través de quinques, alimentados con petróleo.

La vida, así, difícil y complicada se torna, más cuando se habita en el sureste mexicano, en el trópico, donde las temperaturas superan en ocasiones los 40 grados centígrados y en donde la gente se las tiene que ingeniar para soportar esos climas.

Aún hoy, en pleno Siglo XXI, a pesar de los avances tecnológicos tan portentosos, muchas viviendas de nuestro país, no cuentan con los beneficios de la energía eléctrica, lo que las coloca en una situación de rezago y marginación.

Vivir sin electricidad, para los que gozamos de ella, sería algo impensable, catastrófico en nuestras vidas. Provocaría un caos en las actividades cotidianas que realizamos, nos convertiríamos, en síntesis, en unos auténticos inútiles.

Los muchos compatriotas que aún no cuentan con ella, le hacen como pueden, como Dios les da a entender. Como afortunadamente no son la mayoría, muy lentamente va el proceso de incorporarlos a la modernidad, debido a muchos factores.

En lo personal, no puedo olvidar, cada vez que se acerca diciembre, especialmente ese mes, que por cada foquito navideño que se prende en mi hogar, quizás cien mexicanos no conozcan más luz artificial en sus casas que las de velas o lámparas de gas.

Ciertamente, contar con energía eléctrica es algo tan padre, que a veces, por el simple detalle de ver más luz, encendemos y encendemos focos sin ton ni son, dejando habitaciones iluminadas aunque en esos momentos nadie esté allí.

Hemos pecado pues, y lo seguimos haciendo, de irresponsables, sin considerar demasiado que el hecho de pagar un recibo de consumo, no es autorización para derrochar la energía de manera irracional e insensible.

Los recursos naturales son finitos, es decir, no son para siempre. Uno de ellos, es el agua, con el que trabajan las grandes plantas hidroeléctricas generadoras de energía. Eso lo deberíamos tener muy presente al accionar un interruptor de luz.

Quizás convendría revisar la forma en la que estamos usando y aprovechando la energía eléctrica que nosotros sí tenemos y que a muchos otros, les falta en estos momentos. No sería descabellado, por ejemplo, proponerse gastar menos luz.

Dejo aquí esta reflexión, que seguramente no agosto en estas pocas líneas. Ya será responsabilidad de cada uno de quienes las hayan leído, encontrar los complementos e instrumentar acciones que conduzcan, efectivamente, a ahorrar dinero al no derrochar la electricidad.




Raff



Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 25-10-2003
Última modificación: 00-00-0000


regresar









poetas en la red


















Copyright © 2001-2003 Poesía Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Virtual Poetry Inc. Worldwide Copyrights.