portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

BEATRIZ (TEORIA DE LA MUJER CONCEPTO)


De color amor bambú has amanecido hoy día.

Anoche, cuando te he besado, yo seguía aún circunspecto/
casi ceremonial, entronizado en tus pechos, hierático.

Y es que nos hemos amado como dos ciervos/
hemos abrevado en los reflejos incandescentes del alma/
avivando la yesca ternura en cada aproximación/
en suma, hemos ardido como dos gotas de agua.

Me gusta tu talle, que mide como dos minutos/
pero el tiempo en que estás conmigo es cada vez más reducido/
ahora se limita a como dos corazones punto cuatro manos.

¿Porqué cuando llegas el tiempo se ausenta?
¿porqué las horas declinan sus privilegios y se marchan cabizbajas?
(al comenzar la mañana el tiempo ya había desayunado)

Y después de todo ello/ cuando aún tengo tatuado tu beso en mis labios/
¿me dices que eres mítica?

Antes de venir a yacer en mi espacio ya habías visto la misma luna que yo/
ya habías comido los mismos panecillos rurales que yo/
entonces, si ahora estás aquí ¿porqué te niegas a que te presienta?
¿porqué me dices que no te llamas Beatriz?
(ergo, yo tampoco me llamo Dante).

Para decírtelo de otra forma más racional/
tú eres mi musa arquitectural/
estás presente aquí, desafiando mi percepción/
y ocupas, incluida tu sombra, todo mi espacio contextual.

Pero tú sigues reticente a ser tangible.

Está bien.
Considerando tu insistencia en querer ser volátil y etérea,
te puedo conceder que no te percibo... pero te infiero.

Porque soy el punto de tangencia entre mi realidad y tu circunvalación.

Entonces yo te he inventado como una premonición,
para guardarte como flor metafísica y soñarte después.

En este mundo donde las sombras míticas y las estelas sensoriales
forman una dualidad de yuxtaposiciones/
insisto en que no me llames Alberto.
Ya de dije que soy el Capitán Alma en Vela.

Yo y Alberto, o el Capitán y yo, que para este caso es lo mismo,
medramos en la casa de Géminis, en la comarca de las premisas.

Insisto también en invitarte a bordo de mi Submarino Hialino.
Allí tengo una buena provisión de palabras nacaradas
para beber y obnubilarse.

No temas, es seguro.
Es de la serie de los submarinos amarillos de los astilleros británicos de Lennon&McCartney.

De tanto pulirlo con pañitos de melancolía humedecidos en lagrimones
me ha quedado así de luciente y hialino.

Allí te cantaré algunos salmos del Libro del Despertar de los Despertares,
e intentaré alguna otra interpretación de tus apariciones.

Hasta luego entonces,
Elania, paloma celeste,
reina del infinito...


Beto Hermoza

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 08-12-2003
Última modificación: 00-00-0000


página personal de Beto Hermoza


regresar









poetas en la red


















Copyright © 2001-2003 Poesía Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Virtual Poetry Inc. Worldwide Copyrights.