portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Dedos de Sal

Sentados en la solitaria playa,
viendo el ocaso de un día más,
la brisa de aquel tranquilo mar
toca tu rostro,
y refresca así tu tímida sonrisa,
da brillo a tus tiernos ojos,
que en este momento fijos
sobre mí se hallan...
Yo me cohibo ante semejante mirada,
pues es mucho el amor
proveniente de ella;
me hace desvariar mi alma,
sacude mi corazón
y acelera su palpitación.

Hablas y pides diga mi sentir
en ese instante...
me es imposible contestar con palabras,
pues trato de hacerlo
y mi voz se va,
se va como un suspiro;
simplemente me recuesto en tu pecho
y permito rodearme por tus brazos.

Después comprendes que te amo demasiado,
y olvidas entonces seguir con tu
cuestionamiento.

Tocas mi cara suavemente,
con tus delicados dedos,
y la noche aparece,
la luna ilumina
ahora nuestros rostros.
La brisa se deja sentir más fría
que antes;
ahora recorren mi cuerpo
dedos de sal,
que mañana al despertar se van;
y doy por entendido entonces,
que solo en mis sueños
puedo sentir la caricia de tus
dedos de sal.


El Cisne

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 16-04-2002
Última modificación: 00-00-0000


página personal de El Cisne


regresar









poetas en la red


















Copyright © 2001-2003 Poesía Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Virtual Poetry Inc. Worldwide Copyrights.