portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

13.700 MILLONES DE AÑOS

“Una vida sin reflexión
no es vida para un hombre”

Platón

El 12 de Febrero de 2003, en la sección Tecnología y Ciencia del portal de la CNN en Español apareció una nota de José Perez Firmat titulada: “Científicos determinan la edad y la composición exacta del universo”.
Con datos provenientes del satélite WMAP, diseñado por la NASA y la Universidad de Princeton, se constituyó una foto del universo reflejando el instante en que comenzó a haber luz, 380 mil años después del Big Bang.
Este elemento y otros más, permitieron a los científicos determinar que el universo tiene 13.700 millones de años, con un margen de error no mayor al 1 por ciento.
Teniendo presente que los datos obtenidos se refieren al momento del nacimiento del universo, se realizó una proyección que calculara como se vería hoy. Se obtuvo una imagen concordante con la realidad actual. Los datos son exactos.
También se sabe que el destino del universo es seguir eternamente en expansión.
Por último, mi atención se detuvo en la descripción de su estructura: 4% de materia conocida; 23% de materia fría oscura, que no interactúa con la luz, sobre la cual se sabe muy poco y se conoce su existencia sólo porque ejerce gravedad; y un 73% de lo que se denomina “energía oscura” y sobre la que nada se sabe.
Entendí que, aún en la inmensidad de conocimientos que conllevan disciplinas tales como la cosmología moderna o la física cuántica, por ejemplo, es muchísimo más lo que resta por saber que lo sabido.
No obstante, con la información a la que tenemos acceso nos alcanza para comprender que: Somos entidades formadas con la misma materia del universo y, de alguna forma, existimos hace ya 13.700 millones de años.
Si bien conocer el 4% de la materia total que compone el cosmos implica el manejo y comprensión de miles y miles de datos, debemos reconocer que es una cifra menor frente al 96% que prácticamente se desconoce.
Uno podría decir que sabemos poco en cuanto a esto o que resta mucho por saber aun. Pero sin duda coincidimos en que cuando la inteligencia y la constancia trabajan unidas, se alcanzan logros maravillosos.
Hace alrededor de 2600 años un viejo sabio, Lao Tse, escribió en el primer capítulo de su tratado lo siguiente: “La no-existencia es anterior al cielo y a la tierra” (Tao Te Ching). ¿Fruto de la casualidad o de una profunda reflexión?.
Antes del Big Bang ¿Qué había?. ¿Dónde está DIOS en este asunto?. Más allá de la innegable certeza, frente a esto, de estar ante un hecho natural, ¿Qué nos impediría creer –no asegurar- que DIOS es lo anterior al Big Bang?.
Me parece que las respuestas deben ser individuales, todas respetuosas y todas respetadas. Esta es la vocación de mis palabras. Sólo una opinión dicha desde el respeto que siento por la libertad de expresión.
A medida que los conocimientos científicos van avanzando, la religión –al menos en occidente- se muestra interesada en explicar sus enunciados sobre la creación frente a lo hechos concretos y visibles de la ciencia.
¿Es necesario esto?. ¿Por qué hay expositores dedicados a mostrar que lo que la ciencia dice hoy es lo que su fe decía ayer de manera menos evidente?. Pensemos en la cita del Tao Te Ching transcripta más arriba, para tomar un ejemplo no vinculado a las religiones de occidente: ¿Por qué ocuparse en pretender que los dichos de Lao Tse se muestran hoy cimentados por el conocimiento científico?. O ¿Por qué, desde allí, afirmar que esto evidencia que el autor exponía perfectamente la realidad del universo ya en su tiempo?. ¿Hace falta?. Aun podríamos preguntar algo más: ¿El autor, querría eso?.
Ante esta última proposición nos enfrentamos al hecho que los expositores a los que hago referencia generalmente alegan que el autor de sus escritos es DIOS.
Pongamos por caso que así fuera. Aun nos queda la pregunta: ¿Por qué justificar a DIOS?. Siendo DIOS un autor altamente capacitado: ¿Cómo se explica que su mensaje no sea irrefutable?. ¿Cómo comprender que como un anciano no avanza sin bastón, el ser más perfecto del universo también necesite apoyarse de alguna forma en nosotros?. Si de algún modo sus mensajes estuvieran cifrados, presentando a los lectores contemporáneos a su manifestación una apariencia de las cosas que en el futuro se descubrirían diferentes, ¿Por qué no ordenar que se escriban fórmulas y enunciados ininteligibles para sus primeros destinatarios que hoy resultaran clara e incuestionable muestra de un conocimiento superior imposible en su tiempo de origen?.
¿Y si mañana todo ese esfuerzo por encontrar coincidencias entre los escritos sagrados con los conocimientos científicos se vieran afectados por descubrimientos opuestos, Qué escucharemos decir?.
Los que creemos que DIOS existe ¿Estamos buscando a DIOS o agotando explicaciones sobre la validez de nuestros sistemas de creencias?.
DIOS nos libre de la mentira.
Me parece que esto no puede ser contestado verazmente sin honestidad.
Esto no significa en absoluto un apoyo a tendencias cientificistas. No se trata de cambiar a DIOS por la ciencia.
En cualquier extremo hay un abismo.
Sin ninguna cuota de vanidad, pienso que todos los avances científicos y tecnológicos de estos últimos decenios, todo este inmenso aporte de la inteligencia humana a favor del conocimiento del hombre y su entorno, tiene que permitirnos ver más allá de nuestras propias narices.
Todas las personas pueden reconocer sin dificultad la falta de sustento de muchas creencias en el pasado. Ya no quedan adoradores de Atón o de Zeus. Y no nos resulta extraño.
Pero, ¡Ay!, ¡Qué difícil es tener el valor de revisar nuestras propias certezas!.
¿Dónde hay un ferviente simpatizante del equipo tal que no asegure que el arbitro cobro mal, que no hubo suerte o que su equipo merecía ganar, por ejemplo?.
¿Qué quiero decir?. Lo que diré sólo es válido para los que creen en DIOS, porque de eso estoy hablando. Digo que DIOS es superior a cualquiera de nuestros sistemas de creencia. Digo que DIOS está por encima de todas nuestras polvorientas concepciones de divinidad y creación. Digo que DIOS vería con agrado que reflexionemos sobre si deseamos ser sujetos que lo adoran o sujetos que lo piensan profundamente antes de adorarlo.
Millones de años desde que el mundo existe. Cientos de miles de años desde que existe el hombre y aun DIOS sigue siendo, de algún modo, como ese 73% de energía oscura sobre la que no sabemos nada.
DIOS nos libre de toda forma de mentira.

Daniel Adrián Madeiro

Copyright © Daniel Adrián Madeiro.
Todos los derechos reservados para el autor.

Madeiro@Tutopia.Com
Demos_Amor_al_Mundo@Yahoo.Com.Ar

NOTA: El autor da su consentimiento a toda persona física o jurídica que lo desee, para: publicar, difundir, copiar, citar total o parcialmente, imprimir o traducir a cualquier idioma este escrito, por cualquier medio, siempre que lo haga sin fines de lucro, preferentemente motivado por el objetivo de ayuda al prójimo. En todos los casos deberá respetar fielmente el texto, citar al autor e incluir esta cláusula para que otros también puedan tomar conocimiento de este permiso.





Daniel Adrián Madeiro



Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 14-05-2004
Última modificación: 00-00-0000


regresar









poetas en la red


















Copyright © 2001-2003 Poesía Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Virtual Poetry Inc. Worldwide Copyrights.