portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

OAXACA

Estado de la República Mexicana, vecino de Puebla,
Veracruz, de Chiapas, Guerrero y del Océano Pacífico.
Tiene ocho regiones, entre ellas están Costa, Mixteca,
Cañada, Papaloapan y Sierra Sur, ahí todo es bonito.

Quinto lugar ocupa, por su tamaño, es en nuestro país
en virtud de su variada y extensa superficie territorial.
La ciudad capital es Oaxaca, bella y colonial, debes ir
y conocer sus grandes atractivos e historia sin igual.

Es el estado que tiene más municipios, 570 en total,
entre ellos Concepción Pápalo, San Juan de los Cues,
también El Barrio de la Soledad y San Pedro Atoyac,
Pinotepa de Don Luis y el de San Juan Cacahuatepec.

Mártires de Tacubaya, lo mismo Loma Bonita, Monjas,
Pluma Hidalgo, El Espinal, el de Abejones, Huautepec,
La Compañía, La Pe, y el de San Simón Almolongas,
Santa María Ecatepec y el de Santa Cruz Zonzontepec.

Poco más de tres millones de personas habitan el estado,
las cuales se asientan en más de nueve mil localidades.
Por Decreto del 3 de febrero de 1824, es que fue creado.
Huaxyacac, es voz náhuatl, que significa nariz de guajes.

En Oaxaca encontrarás una abundante población indígena,
calculada en aproximadamente dos millones de personas.
En el estado existen playas muy hermosas y gente buena,
bien acostumbrada a convivir con una orografía caprichosa.

Tres son las extensas sierras que existen en su territorio,
que son la Madre del Sur, la Madre Oriental y la Atravesada.
Los oaxaqueños son alegres, hospitalarios y bulliciosos.
Quien visita Oaxaca, allí regresa pronto y con más ganas.

El río más grande que cruza Oaxaca, es el Papaloapan,
cuyas aguas van a desembocar hasta el Golfo de México.
Todas las bellezas naturales de la entidad son vastas,
entre verdes valles, planicies, selvas, sierras y abismos.

En la flora, hallamos bellos framboyanes, pino ocotero,
casuarina, palo mulato, ahuehuete, hinojo, cazahuate,
igual que laurel, tomillo, oyamel, encino, coquito, fresno,
guayacán, zapote, mangle, coco, agave y huamanche.

En la fauna, abundan las palomas, ardillas, codornices,
los venados, rápidos tigrillos, gatos monteses, águilas,
los cangrejos, bonitos camaleones, escorpiones, reptiles,
charales, muchas tortugas, armadillos, iguanas y lagartijas.

El clima es cálido subhúmedo, con lluvias en verano.
La mayor parte del territorio oaxaqueño es selvático.
Nacionalmente, Oaxaca es gran productor de mango
y lo mismo sucede en lo que se refiere al limón agrio.

Igualmente, la entidad es líder en agave mezcalero;
otros productos agrícolas que aporta, son pasto,
también café cereza, cacahuate, frijol, chile seco,
caña de azúcar, calabacita y melón, jugoso y sano.

Es destacado productor nacional de carne de caprinos
y líder en lo concerniente a la llamada eoloeléctrica.
Su potencial turístico es fuerte y hay hoteles lindos;
en sus puertos de cabotaje, mucha carga ahí registra.

Ningún pretexto es bueno para no ir a la entidad,
distante 488 kilómetros de la Ciudad de México.
Por carretera o por avión, puedes hasta ahí viajar.
Te garantizo que en Oaxaca, todo es espléndido.

Sus sitios arqueológicos tienen prestigio y renombre,
como los de Nopala, Yagul y también Monte Albán,
al igual que Mitla y las ruinas de San José El Mogote,
con mucho para conocer, qué aprender y bien admirar.

Abundan los balnearios que te ofrecen aguas termales,
sulfurosas, calcáreas o dulces, excelentes son en verdad.
Los mejores están en la zona del Istmo de Tehuantepec,
todo como parte de un hermoso y exótico entorno natural.

A tan sólo 80 kilómetros al este de la ciudad de Oaxaca,
habrás de encontrar dos hermosas cascadas petrificadas.
A este sitio se le conoce con el nombre de Hierve El Agua,
y ésta es rica en carbonato de calcio y es muy templada.

Con más de 40 metros de altura, dos mil años de edad,
con sus 42 metros de diámetro en lo que es el tronco
y un poco más de 509 mil kilogramos de peso en total,
el muy legendario y famoso Árbol del Tule, es hermoso.

Lo hallas en el atrio del templo Santa María de la Asunción.
De caprichosas formas son las ramas de este añejo sabino,
mismas que los lugareños han bautizado con imaginación.
Está no muy lejos de la ciudad capital, en dirección al Istmo.

Los litorales oaxaqueños comprenden 548 kilómetros,
con extraordinarias bahías cuyas aguas son tranquilas.
En ellas, es mucho lo que puede disfrutar el viajero,
pues a su alcance acceso tiene a varias playas lindas.

Se te recomienda visitar a las de Puerto Escondido,
que son muy apropiadas para la práctica del surfing;
en San Pedro Pochutla, verás las de San Agustinillo.
Allí el mar es abierto y se puede bien nadar, sin fin.

Con un total de nueve esplendorosas bahías, Huatulco
dispone de una bien equipada infraestructura turística.
Para quienes el nudismo en el mar es motivo de gusto,
en Zipolite disfrutarán de ello sin experimentar prisas.

Sin embargo, Oaxaca tiene más que bonitas playas.
En el Cerro del Fortín, que está cercano a la capital,
está el Monumento a Juárez, mismo que engalana
el panorama de esta antiquísima y hermosa ciudad.

Los murales que se aprecian en Palacio de Gobierno,
fueron allí plasmados por el artista Arturo García Bustos.
En uno de ellos, podrás observar a José Maria Morelos
con el Correo del Sur, primer diario que Oaxaca tuvo.

En el centro histórico de la ciudad capital de Oaxaca,
encontrarás el Paseo Juárez El Llano, vistoso parque.
Sus jardines son estupendos e ideales para pasear,
así como para presenciar actos cívicos o culturales.

Por su excelsa belleza y singular porte arquitectónico,
el Teatro Macedonio Alcalá muy digno es de admirarse.
El Palacio Municipal de Tehuantepec, muy escultórico,
es majestuoso a la vista y propicio para fotografiarse.

Con danzas, cantos, lenguajes, vestidos y costumbres,
los oaxaqueños expresan su gran mosaico cultural.
La Guelaguetza es manifestación que bien resume
la diversidad de este pueblo y toda su grandiosidad.

En todas las 16 etnias que se localizan en Oaxaca,
hay más de 500 mil hábiles e ingeniosos artesanos.
Se dedican a la curtiduría y hacen tapices de lana,
artículos de hojalatería y útiles ollas de barro negro.

Muy reconocidos son sus alebrijes, creativas figuras
elaboradas ingeniosamente a base de ramas de copal.
En hierro forjado, surgen útiles azadones, herraduras,
cerrojos, lámparas y chapas con una belleza sin igual.

Comer en Oaxaca es un exótico y delicioso placer;
hay enfrijoladas y bisteces cocinados a la cazuela,
higaditos de fandango y suculento asado de res,
coloradito y rico huevo en salsa a la oaxaqueña.

También hay chirimoya y chilaquiles de amarillo,
tacos de chapulines, tunas, venado y guajolote.
Se sirven gusanos, conejo, tamales y armadillo,
mole de chivo, garbanzos en miel y chicozapote.

Para postre, se te recomienda comer los mamones,
que son grandes rebanadas de marquesote con miel.
También hay nieve sabor leche quemada y nicuatole,
preparado con maíz y tunas y que sí sabe muy bien.

Oriundos del estado, lo fueron Benito Juárez García,
expresidente quien promulgó las Leyes de Reforma
y la famosa y muy polémica sacerdotisa María Sabina,
curandera que utilizaba hongos y plantas milagrosas.

Carlos María Bustamante, afamado escritor insurgente,
el connotado general y también prócer, Mariano Escobedo,
así como el reconocido pintor Don Francisco Gutiérrez,
el músico Álvaro Carrillo y el abogado José Vasconcelos.

Oaxaqueños ilustres también fueron Rufino Tamayo,
gran muralista de nuestro país, de talla universal,
así como el abogado y poeta Miguel Bolaños Cacho
y muchos más en una extensa lista, es la verdad.

Oaxaca, motivo de orgullo para nuestro México es,
rincón de la patria mexicana que vive y que vibra,
que canta y que a diario trabaja, como debe ser,
suelo rico en cultura, tradiciones, corazón y música.







Raff

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 21-06-2002
Última modificación: 24-11-2003


página personal de Raff


regresar









poetas en la red


















Copyright © 2001-2003 Poesía Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Virtual Poetry Inc. Worldwide Copyrights.