portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

LA MADRE DICE...

Como juegas pequeño
acunado en mi vientre,
como mueves tus pies,
tus manos. Me acaricias
Quizá es porque adivinas
que estoy y estaré siempre
para velar tu vida;
que aun grande, envejecido,
te sentiré aferrado como hoy
de ombligo a ombligo,
puesto que estarás siempre
muy aquí, dentro mío.

Te tejí, ya verás,
una hermosa mantilla;
te compré, ya usarás,
sábanas muy sedosas,
un oso de peluche,
cascabeles dorados,
y de haberlo podido
un cielo con mariposas
y el arco iris, la luna,
el sol para abrigarte
y un río de agua pura
donde poder bañarte.

Pronto vendrás y hay algo
que quisiera decirte:
saldrás de un mundo tibio
a otro que es cruel y frío;
pero nada te agite,
puedes estar tranquilo,
mis brazos serán muros,
dormirás protegido;
mis manos como garras,
terror de tus enemigos;
mis pechos descanso y néctar
hijo y corazón mío.

Si te hablo es porque sé
que escuchas lo que te digo,
si supieras cuanto ansiaba
que estuvieras conmigo.
Soñé mucho este momento
pues para eso he nacido.
Voy a decirte un secreto,
ven, acércame tu oído,
que tu papá no lo sepa:
vibro al son de tus latidos.

Falta poco para vernos,
retoño tierno, hijo mío.
Cada vez que vea tus ojos
se hará el dolor fugitivo,
tu cuerpo se poblará
de mis besos encendidos,
mis pechos estarán dispuestos,
no se secarán mis ríos;
a donde tus pasos vayan
tras de ti irá el corazón mío;
por ti velaré en las noches,
no tendrás noches de frío;
me dolerán tus dolores,
tu alegría me será alivio;
siempre será bendición
para mí haberte parido,
haberme sentido plena,
mujer, gracias a ti
hijo y corazón mío.


Daniel Adrián Madeiro

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 27-10-2002
Última modificación: 00-00-0000


página personal de Daniel Adrián Madeiro


regresar









poetas en la red


















Copyright © 2001-2003 Poesía Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Virtual Poetry Inc. Worldwide Copyrights.