portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Una vez muerto

Arden mis labios empapados de silencio
Veo tus manos sobre las mías lánguidas
Huyo en llamas temblando de frío
Vuelvo sin rumbo ni prisa
¿Adónde voy cuando no te conozco?
Cuando nada sé de ti
¿Adónde si no donde fui feliz?
(Aunque no recuerde donde está eso)

Si entregase un diamante por cada lágrima derramada
Sin temor a quedarme opaco
Sin medir la distancia de los pensamientos
Quizá algún día, ya liviano, me eleve sin hacer ruido

Pero no sé hacer más que gritar con mi alma
Y mudos y sordos son los espectadores
Y abiertas ya mis entrañas rojas
Emanan música de soledad

Con o sin piel, realmente da lo mismo
Total lo que importa es poder ver
Y, si bien, tu ya no puedes sentirme
Créeme por cierto, que yo nunca te olvidaré ¿o sí?

Una vez muerto no quedan pasos o al menos no un caminar
Porque la materia prevalece por sobre tu luz y cansado estoy de la oscuridad
Una vez vivo, no querré volver a encontrarme con cínicas sonrisas
Porque vivir ensordece el alma y no deja tiempo para gritar


Orestes

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 15-08-2001
Última modificación: 00-00-0000


página personal de Orestes


regresar









poetas en la red


















Copyright © 2001-2003 Poesía Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Virtual Poetry Inc. Worldwide Copyrights.