portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

LA CALLADA

He visto a la callada
emerger de los pámpanos
del árbol del ardimiento.

Purísima y descalza la he visto.

Habilitaba sus labios para la aproximación.

Con su presencia yo interpelaba a un caracol
que se subía a mis fiebres de nocturnidad
y se empeñaba en mostrarme sus caminos.

A lo mejor lo que me atrae de ella
no es su porte de hada de los pámpanos
si no la sensación de inminente florecimiento
que ella sugiere cuando camina silenciosa.

¿Pero, por qué he de esperar
a que el caracol desenrolle su laberinto?

Si él habló, no debió decirle
que yo la esperaba atrapado en mi dermis,
engarzado en la corteza del árbol caliente,
como gota de agua esperando un impulso
que la desprenda del estanque intenso del aislamiento.

Ella podría confundir mi rastro con el que deja el caracol
cuando se adentra en el inmenso arenal del camino hollado,
y tomarme por un inmóvil y extraño transeúnte,
congelado en su intento de enfilar hacia lo inasible.

Ella podría pensar que mi inmovilidad es atávica,
cuando lo que siempre he hecho es evadir,
continua y sutilmente, el impacto de las hojas secas,
lanzadas contra mí por el otoño,
ése patriarca que quiere borrarme la memoria.

Ahora que he emergido de la niebla,
ella podría hablarme ya,
y no dejarme acariciándola en la bruma,
en un desesperado intento de modelar su presencia.

Todo, todo, se descubre al fin y al cabo,
después de cada suspiro,

Todo...

Y ahora ya no puedo apagar el eco
de éstos urgentes y rojísimos latidos míos
que ambulan en su calle solitaria y dormida.


Beto Hermoza

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 28-04-2004
Última modificación: 00-00-0000


página personal de Beto Hermoza


regresar









poetas en la red


















Copyright © 2001-2003 Poesía Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Virtual Poetry Inc. Worldwide Copyrights.