portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

cada vez que

          el cielo,
                     no amanecía
              de lucido turquesa,
            la niña se entristecía.
  Y cuando el gris plomizo persistía,
                          ningún regalo la consolaba.
Por eso un día,
                        sentada
                  en el alféizar de su ventana,
soplo fuerte arriba... Hacia el cielo,
                    para que las nubes volaran.
                                    Pensó,
que era la manera
                de que el sol
                                  brillara.
      así una mañana,
                            justo allí,
donde ella clavó la flecha de su aliento,
                                        el sol
      se hizo un hueco,
                                    y brilló
                                para ella.


Maria Eugenia

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 13-05-2004
Última modificación: 14-05-2004


página personal de Maria Eugenia


regresar









poetas en la red


















Copyright © 2001-2003 Poesía Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Virtual Poetry Inc. Worldwide Copyrights.