portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

Tierna infancia

Fin de semana eterno para jugar, para soñar,
Para acostarme tarde, sin que el reloj amenace,
Para salir con vaqueros y no tener que lavarme,
Para jugar con los perros de la calle... y vagar.

El sol alumbra más, los colores son vivos,
No existe el gris de la clase, ni el encerado negro,
Todo huele a calle, a arcilla y humedad de invierno,
A gas ciudad, a tabaco negro... fumando escondido.

La voz de la abuela suena lejana, ¡ niño, la comida!
Jugos gástricos que se agitan, que generan saliva,
A correr tocan, que tras comer... sigue la vida,
Que esta tarde quedé con toda la pandilla.

Iremos al centro de la ciudad, a ver una película,
Montaremos en el bus, en las últimas filas,
Escupiremos y fumaremos, abriremos la ventanilla,
Nos reñirá el conductor, ¡que hace frío criaturas1.

Reiremos, nos empujaremos, a pillarnos jugaremos,
Entre distinguidas personas nos esconderemos,
Abuchearemos cuando él, por fin, bese a la muchacha,
Y cuando sea el fin... a golpes, cerraremos las butacas.

Saldremos como fieras cuando le abren la jaula,
Simularemos las peleas, los golpes y las caídas,
Iremos a una pastelería y devoraremos hasta las uñas,
Volveremos al barrio y nos reuniremos bajo la luna.

Y aún es sábado, esta noche también es divertida,
Y aunque mañana haya ducha... y misa, veré a las amigas,
Tropel de familias perfumadas hacia la parroquia,
Sensación de bendito ángel al traspasar la salida.

Otra vez a pecar, que ya nos salvarán esos curas,
Tan negros y tan puros, que contradicción la mía,
Nunca entenderé como son felices a oscuras...
Y eso parece, bueno... a disfrutar que se acaba el día.



Sumerio

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 07-04-2002
Última modificación: 00-00-0000


página personal de Sumerio


regresar









poetas en la red


















Copyright © 2001-2003 Poesía Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Virtual Poetry Inc. Worldwide Copyrights.