portal de la poesía virtual
portal de la poesía virtual

A los límites de mis deseos

Arrecifes que pueblan los límites de mis deseos
Háganme el favor de aclararme una duda
Diciéndome como se trenzan mis pensamientos
Si no he amarrado la hebra al final de este momento

Si el ojo de la aguja en definitiva no abarca su mundo
Y no abriré mis campos a cualquiera que así lo quiera
(o en su defecto que diga que me quiere)
y aún así es sumamente sugestionable este pobre vagabundo

¡Miéntanme, arrecifes! Díganme que me añora
que no hay voz que como la mía ornamente la perfidia
y la haga incluso necesaria para sobrevivir el día
perviértanme la verdad hasta que la muerte me llore

A mí...
Que me iré cuando quiera y por mis motivos secretos
ni las benévolas darán cuenta de mi desaparición
Salvo ese rostro que me vio nacer
(y aquel otro que me vio llorar por ****)

¡Rásguenme las ropas, montañas de coral!
Y guarden los harapos de mi antigüedad
Para cuando vuelva a mi universo a preguntarles por qué
No se queden inmutables y tengan con que responder
Muéstrenle las telas con que ocultaba el escaparate
Donde aguardaba mi corazón
a que un día me mirase como le miraba yo

Si llora, enjúguenle las lágrimas
con mis manos expertas en aquel arte olvidado
Si se desmaya, atájenle con mis espaldas
Ensanchadas de tanto abrazo no dado
Si muere tráiganle hasta mí
Envuelta en mis brazos que nunca le hubieran soltado

Pero si nada hace, si no llora ni cae
Si no muere en ustedes, arrecifes de mis sueños
Pues derrámenle mis pozos sobre su tranquilidad
Empapen su existencia con recuerdos de mi estar
No dejen que jamás olvide que, como yo,
Nadie le va a amar...

Nadie


Orestes

Copyright © Todos los derechos reservados.

Publicado el: 10-04-2002
Última modificación: 00-00-0000


página personal de Orestes


regresar









poetas en la red


















Copyright © 2001-2003 Poesía Virtual Inc. Todos los derechos reservados.
Copyright © 2001-2003 Virtual Poetry Inc. Worldwide Copyrights.